Francisco S. Jiménez

Redactor de elEconomista.es
vivienda

La pandemia y las medidas de contención del virus han revolucionado el mercado inmobiliario en España, sobre todo el mercado del alquiler. Según el portal inmobiliario idealista, el stock de vivienda en alquiler se ha más que duplicado desde que el Gobierno decretó las medidas más restrictivas a la movilidad en plena Semana Santa de este año. Esta circunstancia están generando una presión a la baja en los precios de las grandes ciudades.

renta fija

La última ronda de estímulos del BCE con una ampliación de 500.000 millones en su programa de emergencia de compra de deuda ha provocado una nueva ola de rentabilidades negativas en los bonos soberanos. El último en unirse al club es el bono español, pero lo que puede parecer un escenario solo de ventajas, tiene consecuencias nefastas para la economía y el funcionamiento normal del mercado. Japón es el mejor ejemplo de como una bendición se ha convertido en una maldición.

Economía

El Banco de España ha mejorado ligeramente sus previsiones para la economía española respecto a las realizadas en el mes de septiembre. El organismo acota la caída del PIB para 2020 entre el 10,7% y el 11,7% y prevé una recuperación entre el 4,2% y el 8,6% para el próximo año según como evolucione la distribución de la vacuna. Sin embargo, en su análisis de la economía anticipa que parte del tejido productivo del país no sobrevivirá a la pandemia, pese a los apoyos desplegados, y alerta de un aumento del riesgo de fenómenos de histéresis en el mercado de trabajo, con un aumento del paro de larga duración.

Economía

El BCE ha revisado sus previsiones económicas, en su reunión de hoy, y ha reducido las expectativas de la recuperación que se espera para los próximos años. La presidenta del banco ha anunciado que espera que la economía crezca un 3,9% para 2021 frente al 5% de los pronósticos de septiembre y un 4,2% en 2022 frente al 3,2% anterior. El BCE, además, ha hundido más sus perspectivas de inflación. Para este año cree que terminará en el 0,2% y repuntará al 1% a finales de 2021.

Política monetaria

La banca ha recibido con caídas de calado los cambios en política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). El banco central no ha reducido la penalización (sistema de tramos) que paga la banca por una liquidez que es cada vez más abundante; tampoco se ha hablado de incluir la deuda bancaria senior en las compras de bonos; mientras que las TLTRO III se han extendido en el tiempo pero no han mejorado sus condiciones, que no obstante ya son "muy favorables", según el BCE. A todo ello se suma la posible extensión de la prohibición del pago de dividendos en el sector.

Renta fija

La intervención de Christine Lagarde y las previsiones económicas del BCE han provocado una venta masiva de deuda española y portuguesa. En breves minutos, las rentabilidades se han duplicado. El bono luso a diez años casi vuelve a terreno positivo y el español se aleja de la esa zona, que ha estado rozando durante todo el día. La ampliación en cuantía y en duración de los estímulos debía ser el último empujón que necesitaba el bono español para cotizar en negativo. Algo que sí ha conseguido hoy el Tesoro, por primera vez en la historia ha cobrado a los inversores por comprar bonos a diez años. Sólo será cuestión de tiempo que lo refleje el mercado. Al cierre el rendimiento se sitúa en el 0,02%.

Economía

Si le ha parecido una locura el 2020, prepárese para las predicciones más descabelladas de Saxo Bank para 2021. Por inverosímiles que parezcan, pueden convertirse en realidad. Todas parten de situaciones que están evolucionando durante el último o últimos años y pueden desembocar en escenarios hilarantes para la economía y para las finanzas. Nunca dejan indiferente a nadie.

Economía

El Banco de España realiza por primera vez una estimación de la supervivencia del tejido empresarial del país tras el paso del coronavirus. El 40% de las empresas en España sufrirá una presión financiera peligrosa para su viabilidad como consecuencia de la crisis, que terminará desembocando en problemas de liquidez y en el peor de los escenarios en situación de insolvencia. Las simulaciones del organismo elevan hasta el 10% de las compañías que se verán obligadas a desaparecer.